• Originalidad ante todo

    Originalidad ante todo

    Nuestros textos son 100% originales, lo cual le permitirá posicionarse en los buscadores e incluso convertirse en un referente en su sector.

  • Más fuerte y más claro

    Más fuerte y más claro

    Si desea comunicarse con sus clientes o lectores pero no tiene tiempo o no sabe cómo hacerlo, déjelo todo en nuestras manos: haremos llegar su mensaje de forma contundente. Contamos con psicólogos especializados en comunicación que delimitarán la mejor estrategia a seguir.

  • Compromiso con la calidad

    Compromiso con la calidad

    Tenemos un firme compromiso con la calidad. Cada texto se basa en fuentes fiables y, una vez terminado, pasa al proceso de corrección. Así podemos garantizarle la fiabilidad de los datos y un estilo impecable.

  • Personas que escriben para personas

    Personas que escriben para personas

    Analizamos cuáles son las características de la audiencia a la cual quiere dirigirse y, en base a esto, escribimos un texto altamente personalizado. No utilizamos traductores automáticos ni generadores de textos.

  • La calidad no es cara

    La calidad no es cara

    Analizamos sus necesidades y exigencias. En base a esta le realizamos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso. Le garantizamos que obtendrá la mejor relación calidad/precio del mercado.

¿Cómo redactar una buena historia? Cinco aspectos esenciales

No importa si se trata de un escritor que está contando una historia de ficción o si se trata de un redactor web que está elaborando una reseña sobre un producto, para que las palabras cobren sentido e impacten realmente al lector, es necesario que sean convincentes. Sin embargo, ¿qué hace que una historia sea convincente? 

Los psicólogos Mazzocco y Green se plantearon esa pregunta y llegaron a la conclusión de que la clave radica en hacer vibrar las fibras más sensibles de nuestro ser. En otras palabras, por muchos argumentos racionales que brindemos, una historia logra persuadir solo cuando el escritor o redactor web recurre a los elementos emocionales. 

De hecho, es un error pensar que las personas compran echando mano a la lógica. Te sorprenderá descubrir que en las decisiones de compra influyen más los aspectos emocionales que la razón. Por tanto, un buen redactor web, sin importar la temática que aborde, siempre deberá: 

1. Generar imágenes vívidas. Las estadísticas son beneficiosas porque le aportan credibilidad a los contenidos pero no podemos olvidar recrear situaciones que le resultan familiares al lector, de manera que pueda vivirlas en carne propia y comprender la importancia de lo que estamos intentando transmitirle. 

2. Darle realismo. Mientras más real y cercano sea el tema, más convincente será porque el lector puede llenar los vacíos de información con su experiencia. De esta manera, la historia será más cercana y convincente. La clave está en no exagerar. De hecho, se ha demostrado que los anuncios publicitarios con imágenes muy impactantes generan repulsión por lo que terminamos olvidándolos, como si se tratase de una pesadilla. 

3. Asegurarse de que es comprensible. Si el artículo utiliza un lenguaje demasiado rebuscado que el público no comprende, la historia estará destinada al fracaso. Para que un artículo publicitario tenga éxito, es necesario que le hable a todos los posibles compradores del producto, usando un lenguaje claro y directo. 

4. Conferirle una estructura lógica. Nuestro cerebro está acostumbrado a seguir determinadas pautas por lo que al leer un artículo esperamos una introducción, un contenido y unas conclusiones, cuando este orden falla o se hace caótico, es difícil que el tema logre convencer a las personas. Una estructura sencilla y lógica es fundamental para que un artículo publicitario logre ser convincente. 

5. Encontrar un narrador veraz. Se dice que el hábito no hace al monje pero sin duda, ayuda. Esto significa que tenemos que encontrar las voces adecuadas para darle vida al artículo o historia en cuestión. A menudo una simple alusión a una frase de una persona puede marcar la diferencia y hacer que nos ganemos la confianza de los lectores. 

Fuente: 
Mazzocco, P. J. & Green, M. C. (2011) Narrative Persuasion in Legal Settings: What’s the Story? The Jury Expert; 23(3): 27-38. 



¿Necesitas un redactor? Podemos ayudarte 


En Intextos varios años escribiendo contenidos relacionados con la salud, la medicina, la psicología y la educación. Esta es nuestra fuerza principal. Nos comprometemos con la redacción de artículos de forma periódica que se basan en las investigaciones más recientes, que son interesantes, novedosos y que te ayudarán a posicionarte en los buscadores. 

Read More

El poder de los adjetivos: ¿Cómo convertir un libro en un best-seller?

Escribir no es una ciencia exacta. Todo escritor o redactor web lo sabe muy bien. Sin embargo, hay muchos trucos que se van aprendiendo con el paso de los años y que pueden marcar la diferencia entre un artículo que pase totalmente desapercibido y un texto que encuentre gran resonancia en las redes sociales. 

Un estudio muy interesante nos desvela un pequeño truco que han estado usando los escritores desde hace décadas: añadir adjetivos al título. Según investigadores de la Purdue University, desde Mark Twain hasta Malcom Gladwell, todos han insertado adjetivos en los títulos de sus libros y estos se han convertido en best-sellers. 

Básicamente, los investigadores analizaron miles de obras clásicas y contemporáneas, comparándolas con otros libros que no tuvieron éxito. Así pudieron notar una tendencia: los libros más exitosos solían usar más adjetivos en los títulos. 

Es probable que los autores eligiesen estos títulos simplemente porque sonaban mejor y eran más atractivos pero lo cierto es que hoy, a la luz de lo que conocemos sobre el funcionamiento del cerebro y la literatura, podemos afirmar que se trata de una estrategia ganadora. 

De hecho, se ha demostrado que cuando leemos, en nuestro cerebro se activan las mismas zonas que se activarían si estuviésemos haciendo la actividad que realizan los personajes. En otras palabras, no solo sentimos sus emociones sino que nuestro cerebro también realiza sus actos. También se conoce que símiles del tipo “suave como la seda” o “frío como el acero”, genera una intensa actividad en las zonas del cerebro vinculadas a las sensaciones. 

Por tanto, es lógico pensar que los títulos con adjetivos sensoriales nos resultan más impactantes ya que encuentran rápidamente un eco en nuestro cerebro. Obviamente, después el libro tendrá que estar a la altura de las expectativas pero el título ya habrá cumplido su cometido. 

Fuente: 
Vance, A.; Hollich, G. & Han, A. (2011) A Ridiculously Unbelievably Preposterous Conclusion: Use of Adjectives in Best-Selling Books. 

¿Necesitas un redactor? Podemos ayudarte 


En Intextos varios años escribiendo contenidos relacionados con la salud, la medicina, la psicología y la educación. Esta es nuestra fuerza principal. Nos comprometemos con la redacción de artículos de forma periódica que se basan en las investigaciones más recientes, que son interesantes, novedosos y que te ayudarán a posicionarte en los buscadores. 

Read More

El poder de las preguntas en el título de un artículo

Un buen título puede catapultar un artículo pero un titular mediocre puede hundir un buen texto haciendo que pase desapercibido. Esto es algo que conocen a la perfección los periodistas y que usan a sabiendas, incluso arriesgándose a generar expectativas demasiado altas que después no se satisfacen a lo largo del texto.

Ahora un curioso estudio desarrollado en el BI Norwegian Business School ha dado un paso más allá: se ha preguntado si los titulares formulados en forma de pregunta captan más la atención y generan más clics, en el mundo de Internet, por supuesto.

Estos investigadores usaron una cuenta en Twitter a través de la cual publicaron diferentes historias reales. Lo interesante fue que publicaban la misma historia, con algunas horas de diferencia y bajo títulos diversos. Por ejemplo, publicaban: “Poder corrupto” y después otros titulares, uno en un tono más personal que decía: “¿Tu jefe se ha intoxicado con el poder?” y el otro con una impronta impersonal “¿Los jefes se han intoxicado con el poder?”

Como podrás suponer, los investigadores detectaron que los titulares con un tono más personal, que involucraba a las personas, generaban más clics, exactamente, un 175% más que el resto de los títulos, lo cual es un excelente resultado por el simple hecho de cambiar algunos pronombres. También notaron que el título en forma de pregunta obtenía muchos más clics que una simple afirmación.

A continuación, los investigadores dieron un paso más allá y publicaron anuncios sobre un iPhone, un sofá, un televisor y una lavadora. Una vez más, usaron títulos afirmativos (A la venta: iPhone4 de 16GB), en forma de pregunta personal (¿Quieres el nuevo iPhone4?) y como una pregunta impersonal (¿Alguien quiere el nuevo iPhone4?).

Otra vez, sin importar de qué producto se tratara, las preguntas impersonales recibieron 137% más clics que los títulos afirmativos. Y las preguntas con un tono personal fueron las vencedoras absolutas, con un 257% más clics. Aunque los investigadores afirman que es mejor asumir sus resultados con cierta cautela, lo cierto es que no hay lugar a dudas, los títulos en forma de preguntas son ideales para despertar nuestra curiosidad y nos motivan a hacer clic. Si, además, involucramos al lector, mejor que mejor.

Obviamente, se trata de un arma de doble filo porque cuando leemos una pregunta esperamos una respuesta y si no la encontramos, lo que obtendremos serán muchos lectores insatisfechos. Por tanto, hay que usar esta estrategia con mucha cautela.

Fuente:
Lai, L. & Farbrot, A. (2013) What makes you click? The effect of question headlines on readership in computer-mediated communication. Social Influence.
Read More

Diferénciate, diferénciate, diferénciate… El secreto para vender más

Las primeras sillas de oficina que existieron eran invisibles; es decir, apenas se notaban cuando te sentabas en ellas. Como era el departamento de Recursos Humanos quien se encargaba de comprarlas, solía priorizar la economía y por aquel entonces la ergonomía era una palabra propia de la ciencia ficción. 

Sin embargo, en 1994 todo cambió de la mano de Herman Miller, quien se atrevió a introducir una silla de oficina que costaba, nada más y nada menos, que 750 dólares. ¡Toda una pequeña fortuna! 

Se trataba de la emblemática silla Aeron. Todos le dijeron que se había vuelto loco y que aquella silla no se vendería pero no fue así, no solo se convirtió en un mito sino en un modelo a seguir. ¿Por qué? 

Simplemente porque la silla Aeron era diferente: grande y visible. Cuando las personas se sentaban en ella le transmitían un mensaje a sus clientes: “soy poderoso, seguro y confiado”. En fin, no era una silla anodina sino un símbolo de estatus y poder. Los ejecutivos ya no estaban comprando una simple silla de oficina sino un mensaje. 

¿Qué enseñanza nos transmite esta historia en el mundo de la redacción web? Muy sencillo: si deseamos vender nuestros servicios, es necesario evaluar a la competencia y diferenciarse. Es importante no limitarse a brindar un servicio, debemos ofrecer un valor extra. 

Cuando la competencia es implacable, la clave está en resaltar 


En el mundo de la redacción web hay una gran competencia. De hecho, ¿sabías que cada año se lanzan al mercado más de 250.000 productos, de ellos un 85-95% fracasan? En el mundo editorial la situación no es diferente: la mayoría de los escritores noveles no llega a vender ni siquiera 10 libros y los más conocidos no suelen superar los 10.000 ejemplares. 

Entonces, ¿cómo hacer que nuestros servicios o productos sean diferentes y sobresalgan entre los demás? 

1. Priorizar las características importantes para el cliente. Ante todo, debemos determinar cuáles son nuestros clientes potenciales y saber qué están buscando. Luego, debemos preguntarnos por qué aspectos estarían dispuestos a pagar un extra. Con esta información en mano, no nos queda sino resaltar las características de nuestro producto o servicio que realmente le interesan al consumidor. En otras palabras, no sirve de nada resaltar que utilizamos fuentes científicas en nuestros textos si el cliente lo que está buscando son artículos sencillos y cortos. En su lugar, debemos resaltar aspectos como la velocidad de entrega y la sistematicidad del trabajo. 

2. Focalizarse en las diferencias reales del producto o servicio. Promocionar las pequeñas diferencias es como descubrir el agua tibia. Debemos descubrir cuáles son los puntos fuertes de nuestros productos y centrarnos en ellos. ¿Por qué, entre decenas de redactores web, deberían escogernos justo a nosotros? ¿Qué nos hace especiales? 

3. Convencer al cliente de la unicidad del producto. No es suficiente con que nosotros y un pequeño puñado de personas sepan que nuestro producto es genial, es necesario que todos los demás también lo sepan. Para ello, no solo debemos asegurarles de que el producto o servicio tiene características sobresalientes, sino que debemos convencerles de que se trata de un producto único. 

Obviamente, no se trata de achacarse todas las virtudes habidas y por haber porque después, en el trabajo codo con codo, descubrirán rápidamente que no somos esa panacea. Se trata simplemente de ser más conscientes de nuestra identidad como empresa, conocer mejor a nuestros clientes potenciales y mostrarles nuestros productos o servicios, ya adaptados a sus necesidades. 



¿Necesitas un redactor? Podemos ayudarte 


En Intextos varios años escribiendo contenidos relacionados con la salud, la medicina, la psicología y la educación. Esta es nuestra fuerza principal. Nos comprometemos con la redacción de artículos de forma periódica que se basan en las investigaciones más recientes, que son interesantes, novedosos y que te ayudarán a posicionarte en los buscadores. 

Read More